CVY 2016 junio 2016

Docente correntino recibió una beca internacional sobre Educación Especial

becadocenteVíctor Hugo Borda fue el único argentino seleccionado para perfeccionarse en el tratamiento de estudiantes con discapacidad. Su labor de acompañamiento de alumnos y docentes convive con los problemas edilicios que se van subsanando. FUENTE EL LITORAL
Un docente correntino fue el único becado del país para una diplomatura en Educación Especial organizado por la OEA, en el que se actualizará sobre su labor con el tratamiento de alumnos con discapacidad. El profesor deberá actuar como agente multiplicador de los conocimientos adquiridos, en un contexto local en donde se dificulta la integración a partir de varios problemas en lo que se destacan los edilicios.
Víctor Hugo Borda es un docente correntino que se desempeña como asistente de estudiantes y otros profesores en cuestiones de inclusión educativa en el nivel Secundario. Bajo la órbita de la Dirección de Educación Especial, este maestro se encarga de coordinar las acciones tendientes a incorporar a los alumnos y alumnas con alguna discapacidad, de manera de que puedan cursar sus estudios sin barreras que lo eviten.
Coincidente con el Día del Maestro, ayer se conoció que Borda fue el único argentino seleccionado por la OEA (Organización de los Estados Americanos) para recibir una beca que le permitirá cursar una diplomatura en Discapacidad, Derechos Humanos y Educación Inclusiva. La capacitación será coordinada por la Universidad de Chile, comenzó de manera virtual la semana pasada, y finalizará el 6 de diciembre.
“La beca durará tres meses y será de manera semipresencial. Pude acceder a ella porque también participé de otra capacitación internacional que se hizo en Santa Cruz de la Sierra sobre diseños curriculares universales”, contó Borda a El Litoral.
Según detalló, el abordaje de la temática sobre discapacidad en la educación tendrá como intención servir de actualización para los conocimientos en esta área, y no solo para dentro de las aulas, sino también para otros ámbitos. La idea así es que los becados puedan aprehender la información actualizada en seis módulos, que deberá ser aplicada en sus lugares de origen.
“Esta diplomatura nos genera un compromiso a los docentes becados de tener que actuar como agentes multiplicadores de los nuevos conocimientos adquiridos. Esto puede hacerse de varias formas, pudiendo ser el dictado de una capacitación, la confección de algún documento o un trabajo sobre la temática, sobre una forma de abordar la discapacidad”, explicó el docente.
Acompañamiento
En su trabajo diario, Borda debe brindar asistencia a estudiantes, docentes y tutores en materia de inclusión. Al ser una cuestión muy sensible, la misma no está ajena a inconvenientes y obstáculos que deben ser superados.
Uno de ellos es la complejidad de tener que atender a algún alumno o alumna que necesite un trabajo específico, sin que esto signifique un tratamiento especial que lo distinga de otros jóvenes en el curso. “A veces hay que explicarles a los tutores que este trabajo es como un apoyo, no se trata de un profesor particular ni algo personalizado porque el chico debe ser independiente como los demás, y si no lo hacemos estaríamos contradiciendo a nuestros principios de no discriminar”, manifestó el profesor.
Por otro lado, el problema más importante, y que viene de hace tiempo no solo en Corrientes sino en todo el país, es el de la infraestructura de las escuelas. De a poco los colegios se están adaptando a las necesidades básicas como rampas o ascensores, pero el avance es paulatino y para los estudiantes e inclusive docentes es sumamente necesario.
“Son muy pocos los establecimientos que tienen entradas con rampas y baños adaptados, porque la mayoría son edificios viejos, y el trabajo para acondicionarlos lleva tiempo y recursos. En materia educativa todos son inclusivos, pero muchas veces la voluntad de los docentes sola no alcanza. Hay cambios paulatinos que no pueden darse de un día para el otro, pero cambios al fin”, finalizó.

 

Top